Ejercicios para las varices

Bienestar 2814 Visitas

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médica Karla Henríquez

Si bien hacer ejercicio físico no puede ‘curar’ las várices como por arte de magia, su práctica es beneficiosa y contribuye al tratamiento y alivio. En esta oportunidad te compartimos algunas opciones fáciles e interesantes.

Los ejercicios para las várices son un complemento recomendable para el tratamiento pautado por el médico. Si bien no cualquier técnica e intensidad es conveniente para quienes tienen este problema, en líneas generales, el ejercicio es una práctica recomendable para los pacientes.

Sobre todo, porque al practicarse con regularidad ayudan a mejorar la circulación sanguínea, aliviar la sensación de pesadez y la hinchazón, tres síntomas que suelen causar incomodidad y malestar.

Aunque hacer ejercicio a diario no va a hacer que las várices desaparezcan por completo, sí puede contribuir con el alivio de los síntomas en gran medida y la prevención de otras formas de malestar. Cosa que jamás lograría el sedentarismo.

¿Qué son las várices?

Las várices son uno de los padecimientos circulatorios más comunes, especialmente entre las mujeres. No obstante, los hombres también pueden tenerlas. De hecho, como lo comenta Paul V Tisi, profesional del Hospital de Bedford de Reino Unido en una publicación de BMJ Clinical Evidencelas várices afectan a un 40 % de los adultos. 

Ocurren cuando las válvulas unidireccionales dejan de funcionar bien  y las paredes de las venas pierden elasticidad. A raíz de esto, la sangre se acumula dentro de las venas y se produce su agrandamiento característico. Factores como estar mucho tiempo en una misma posición, mantener un estilo de vida sedentario, tener sobrepeso o estar embarazada de embarazo se asocian a este problema.

Sin embargo, en la actualidad hay disponibles varias opciones de tratamiento, entre las cuales se incluyen cambios en el estilo de vida, uso de medias de compresión, láser endovenoso, escleroterapia por inyección, ablación por radiofrecuencia, entre otros.

La elección entre un tratamiento u otro contra las várices depende de cada paciente. Por eso, es importante contar con la opinión de un profesional.

Ejercicios para las várices

Los ejercicios para las várices resultan beneficiosos si se hacen con precaución. La práctica regular de actividad física moderada puede ayudar a combatir la inflamación y las dificultades circulatorias. No obstante, el sobrecalentamiento o sobreesfuerzo puede, por el contrario, ser perjudicial.

Así pues, desde el Centro para la Restauración de las Venas (CVR, por sus siglas en inglés), recomiendan elegir actividades de bajo impacto físico como las que comentamos a continuación.

Caminar, uno de los mejores ejercicios para las várices

Uno de los factores que influyen en la aparición de las várices es el sedentarismo. Pasar mucho tiempo sentados o no mover las piernas puede ocasionar problemas circulatorios y, con el paso del tiempo, incidir en la aparición de várices.

En respuesta a esto, caminar se convierte en una de las mejores formas de hacer ejercicio. En primer lugar, porque ayuda a estirar y fortalecer los músculos de la pantorrilla, lo que estimula el flujo sanguíneo. Por otro lado, porque contribuye a un peso sano y no causa un fuerte impacto en las articulaciones.

Basta con dedicarle 30 minutos al día, cinco días de la semana, para obtener sus beneficios. Puede ser dando un paseo por el parque, ir a hacer las compras caminando, o bien, en cualquier otro lugar.

Una caminata diaria de 30 minutos puede contribuir a mejorar la circulación sanguínea y el peso. Por eso, es una actividad sana contra las várices

Estocadas

Los especialistas en venas varicosas de la Clínica de Tratamiento de Venas (Vein Treatment Clinic) aconsejan realizar estocadas como parte de las rutinas de ejercicios para las várices. Este ejercicio ayuda a trabajar los músculos de la parte inferior del cuerpo, en concreto de los pies y pantorrillas, lo que favorece la circulación.

Para hacerlas, nos paramos derechos, con las piernas separadas. Luego, damos un paso adelante y doblamos la rodilla.  La rodilla debe quedar alineada con el tobillo. Estiramos la pierna, volvemos a la posición inicial y repetimos el ejercicio con la pierna contraria. Unas 10 o 12 repeticiones por pierna están bien.

Girar

Uno de los últimos ejercicios recomendados para las várices consiste en hacer movimientos circulares con las piernas en alto. En este caso ponemos la espalda sobre el suelo y levantamos una de las piernas en un ángulo de aproximadamente 45 grados.

Estando así, comenzamos a girar la pierna, haciendo movimientos circulares en el sentido de las manecillas del reloj. Después de unas 20 o 25 repeticiones repetimos con la otra pierna.

Pedalear

Pedalear o imitar dicho movimiento también es una opción interesante. Evidentemente, dicho ejercicio se puede hacer en una bicicleta, ya sea fija o normal, o con la espalda sobre el piso y las piernas levantadas.

En el primer caso tenemos la posibilidad de ir de paseo o hacer sesiones mucho más completas como spinning. En cambio, si optamos por la otra opción, vamos a acostarnos con la espalda recta sobre el suelo y levantamos las piernas unos 45 grados. Luego imitamos el movimiento que se hace cuando pedaleamos.

Montar bicicleta o imitar el pedaleo puede ayudar a fortalecer los músculos de la pantorrilla. Por eso, también se sugieren en caso de várices.

Los ejercicios para las várices contribuyen con el alivio y el bienestar

Los ejercicios para las várices pueden contribuir tanto a la prevención como al tratamiento de este problema. No obstante, por sí solos no son suficientes. Es importante mejorar los hábitos de vida y consultar al médico para conocer otras opciones de tratamiento. Además, la actividad física debe ser constante para que su efecto sea significativo.

Compartir

Comentarios